Colombia Dice NO

Los acuerdos de paz negociados en La Habana casi cuatro años y firmados el pasado 26 de septiembre fueron rechazados por los colombianos para sorpresa nacional e internacional.

Lo que se presentó como un final del largo conflicto, en la ciudad de Cartagena, con la firma por el Presidente de la República, Juan Manuel Santos, y el jefe de las FARC, Rodrigo Londoño o ‘’Timoleón Jiménez’, del Acuerdo Final para la Terminación del Conflicto Armado en presencia del Secretario General de la Organización de las Naciones Unidas, UNASUR, y presidentes de más de diez países, no satisfizo a los afectados.

Si bien una estrecha mayoría (menos de 1%) de ciudadanos respondieron NO a la pregunta “¿Apoya el acuerdo final para terminación del conflicto y construcción de una paz estable y duradera?” que se presentó a plebiscito este dos de octubre, las sorpresas aumentan cuando se observa la indiferencia a esta crucial decisión: el 62,5 % de los electores no votó.

Una de las razones de esta negativa se puede rescatar de su historia de medio siglo de enfrentamiento, como dijera un taxista “tenemos muchos años de matar”. En esto Colombia tiene su historia de crueldades y la gente actúa conforme a ella y este NO reflejaría el pensamiento íntimo de todo lo vivido en la larga guerra.

Otra de las razones será presumir la desconfianza y el rechazo a los líderes de esta iniciativa que llevan un largo desgaste en el proceso de negociación donde siempre existió la desconfianza, la confrontación y las contradicciones sobre los verdaderos objetivos e intereses de los protagonistas.

Finalmente la forma quizás simplista de cómo se encaró la última etapa del proceso, y en el cual el plebiscito sintetizaba en una sola pregunta complejos acuerdos contenidos en 296 páginas. El Acuerdo Final esta distribuido en 6 Capítulos que establecen entre otras condiciones el fin del conflicto armado, el desarrollo de políticas públicas de desarrollo rural, lucha contra el narcotráfico y la aplicación de justicia prospectiva.

Los efectos de esta decisión del pueblo colombiano no significan el fin del proceso de paz

Esta situación está prevista en el fallo de la Corte Constitucional que establece “la imposibilidad jurídica de implementar el Acuerdo Final” y obliga a “renegociar la implementación de las políticas públicas pero manteniendo las facultades de los diferentes órganos del Estado, entre ellas la del Presidente para… negociar y lograr otros acuerdos de paz”.

Conocidos los resultados oficiales, el Presidente Santos llama al diálogo político por la paz a todos los grupos políticos que vencieron el plebiscito, Rodrigo Londoño, líder de las FARC, enfatiza que el proceso de diálogo solo continuará con la palabra y Álvaro Uribe, líder de la oposición declara que desean contribuir a un gran pacto nacional para escuchar y ser escuchados.

Por lo tanto, Colombia dice NO a este Acuerdo pero abre las puertas a un nuevo dialogo para restablecer la paz.

Photo by Robert Thivierge / CC BY-SA 2.0

 

CC BY-NC-SA 4.0 This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 4.0 International License.

Luis Fretes Carreras

Associate researcher at CEI-IUL. Guest Auxiliary Professor at ISCTE-IUL. Former Ambassador of Paraguay to Portugal. Research interests: IR, democracy and transitions, latin-american studies.

One thought on “Colombia Dice NO

Leave a Reply